La innovación en el comercio local de la moda española

Una de las principales características de la industria de la moda es su capacidad de innovar.

Esta facultad para reinventarse constantemente ha permitido que se posicione como uno de los sectores a lo que cada vez se apuesta más. Tenemos como ejemplo a las grandes corporaciones como Ferrari que acaba de incursionar por completo en el mundo de la moda con su marca Ferrari Style. La innovación en el comercio local de moda es fundamental.

Innovación ligada a las presentaciones

Además el 2020 obligó a la moda a innovar en cuanto a sus presentaciones ya que la virtualidad se hizo regla.

Vimos diversas propuestas por parte de las marcas. Desde pasarelas virtuales hasta teatros de moda que nos recuerda al realizado en periodo de posguerra desde París.

Mucha marcas ya tenían integrada la experiencia virtual como parte de su propuesta pero la innovación se dio al permitir aún más la interacción del público con la marca, creando por ejemplo videojuegos como el realizado por Balenciaga, llamado ‘Afterworld: The Age of Tomorrow‘, para su colección Otoño-Invierno 2021.

Moschino presentó su colección primavera-verano 2021, emulando un desfile protagonizado por marionetas. La puesta en escena se presentó en un fashion film durante la Semana de la Moda de Milán.

La diseñadora congoleña Anifa Mvuemba realizó un desfile en 3D en el que las prendas fueron las protagonistas totales de toda la puesta en escena. Sin necesidad de modelos virtuales ni reales, la colección fue la primera en mostrar una calidad impresionante en el movimiento del tejido a través del renderizado.

Otras formas de innovación en la industria

Las propuestas de materiales son una de las innovaciones más comentadas en la moda.

Una de las más sonadas es la alternativa al cuero animal y sintético a través de la piel textil a base de nopal. Este material ha sido desarrollado por emprendedores mexicanos y se valora como una de las alternativas preferidas en el mundo del lujo.

También la producción de fibras textiles a partir de algas marinas o de hongos están revolucionando la industria de la moda.

Los modelos de negocio también van innovando, incorporando la economía circular a sus procesos de producción, ofreciendo alternativas de compra online como el ecommerce colectivo o proponiendo alternativas a través de los procesos de diseño.

La innovación en la industria local

Hemos visto que la innovación de la moda se puede dar de formas amplias y diversas. Sin embargo muchas veces pareciera que sólo las grandes empresas pueden ofrecer innovación.

Nada más lejos de la realidad. Las pequeñas y medianas empresas también pueden y deben innovar. Es necesaria esta innovación para adaptarse y resolver las necesidades actuales.

La industria local puede innovar tanto en sus procesos, como en su forma de comunicar, en el trato al cliente, en la producción y en el diseño.

Adoptar las redes sociales como parte del ADN de la marca es una posibilidad que está al alcance de cualquiera con un teléfono móvil y nociones de manejo de las redes.

Ofrecer al cliente la opción de compra online es otra forma de innovar; además si no cuentas con la capacidad para abrir tu propia tienda, siempre puedes unirte a un ecommerce colectivo de tu región.

En cuanto a producción es posible innovar mediante procesos que permitan personalización a tus clientes o la producción responsable de piezas a partir de la preventa.

En cuanto a diseño es posible innovar al usar técnicas como el moulage o el patronaje experimental ONE PIECE, las cuales permiten explorar alternativas al diseño convencional.